Skip to Content

¿Cómo opera el comportamiento del consumidor?

Robot chatbot que proporciona asistencia en línea. Conversación de chat GPT con una persona. Uso de IA en atención y soporte al cliente o mensajes. Ilustración vectorial.

Desvela el comportamiento del consumidor y potencia estrategias con el CRM. Obtén insights esenciales para entender y anticipar demandas del mercado.

El comportamiento del consumidor es un factor determinante en las estrategias de negocios, pues funda decisiones de compra e influye en el abordaje de marketing que adoptarán las empresas. En este contenido, veremos cómo un sistema de Customer Relationship Management (CRM) puede contribuir de manera práctica a la comprensión de esos patrones de comportamiento

Respondiendo a preguntas como “¿Qué es el comportamiento del consumidor?” y “¿Cómo entenderlo?”, demostraremos cómo el CRM organiza datos de forma eficiente, proporcionando insights cruciales para empresas interesadas en anticipar y atender a las demandas del mercado.

Ofrecemos un análisis directo y práctico sobre los secretos que están por detrás de las elecciones del consumidor y hablaremos de cómo las empresas pueden aplicar ese conocimiento de manera eficaz para optimizar sus estrategias. Acompáñanos en esta jornada rumbo hacia el entendimiento del comportamiento del consumidor, impulsada por la utilidad práctica del CRM.

8º Edición del informe State of Marketing

Comprende cómo más de 6.000 profesionales de marketing en todo el mundo están integrando sus estrategias para mejorar la experiencia del cliente.

¿Qué es el Comportamiento del Consumidor?

El comportamiento del consumidor es una compleja interacción de variables que dan forma a sus decisiones de compra. Esta dinámica incluye factores como motivación, percepción, aprendizaje, memoria e influencias sociales, lo que hace que cada elección de compra sea una ecuación única en la que el consumidor calcula costos, beneficios y preferencias.

En el escenario empresarial en constante evolución, la capacidad de descifrar el comportamiento del consumidor y reaccionar a él es una ventaja competitiva esencial. De esta forma, es fundamental identificar los elementos del comportamiento del consumidor y comprenderlos para, así, poder desvelar patrones y tendencias. Algunos factores que lo componen son:

Motivación

La motivación en el comportamiento del consumidor es impulsada por necesidades, deseos y metas individuales. Las necesidades básicas también incluyen factores como alimentación, vivienda y seguridad y, a medida que se van atendiendo esas necesidades, los consumidores pasan a buscar la satisfacción de deseos más elevados, como los de pertenencia, autoestima y autorrealización. 

En el contexto del marketing, comprender esas motivaciones es esencial para que las empresas ajusten sus estrategias. Así, es posible ofrecer productos, mensajes y recompensas que estén alineados con los impulsos subyacentes de los consumidores.

Percepción

La percepción se refiere a la forma en que los consumidores  interpretan y organizan la información del ambiente a su alrededor. Se trata de una construcción subjetiva que puede ser influida por experiencias anteriores, expectativas y factores culturales. 

Las organizaciones buscan entender cómo los consumidores perciben sus productos o marcas, pues esa percepción da forma las decisiones de compra de los potenciales clientes. De esta forma, las estrategias de branding, el diseño de embalajes y la comunicación de marketing son herramientas esenciales para influir en la percepción del consumidor.

Aprendizaje 

Vinculado a la adquisición de conocimiento, el aprendizaje está relacionado a las habilidades que influyen en las decisiones de compra. Los consumidores aprenden por medio de la experiencia directa, de la observación de otras personas y del procesamiento de información. 

Las marcas que proporcionan experiencias positivas, ofrecen información clara y útil y facilitan el aprendizaje sobre sus productos tienen más probabilidades de construir una base de consumidores fieles.

Factores Situacionales

Los factores situacionales se refieren al ambiente en el que se da la decisión de compra. Incluyen elementos como la urgencia de la necesidad de compra, el contexto de la situación, la ubicación física y la ocasión. 

Por ejemplo, una compra impulsiva puede ser influida por factores situacionales, mientras que las decisiones de compra más planeadas pueden ser moldeadas por circunstancias específicas. Comprender esos factores permite que las empresas adapten sus estrategias de marketing para alinearse con el contexto en el que los consumidores toman decisiones.

LEE MÁS: Customer Journey: ¿qué es y para qué sirve?

Entender la interacción de esos elementos permite que las empresas adapten estrategias de marketing de manera eficaz, ofreciendo productos, mensajes y experiencias que resuenen entre los consumidores en diferentes contextos. Al descifrar los patrones y tendencias del comportamiento del consumidor, las marcas no solo maximizan la eficacia de sus estrategias, sino que también construyen relaciones más sólidas y duraderas con su público objetivo.

Etapas del Comportamiento del Consumidor

En el universo de las decisiones de compra, el comportamiento del consumidor es una trama compleja que da forma a las elecciones individuales. En esa jornada, cada paso representa una exploración de necesidades, deseos e influencias diversas que convergen para formar decisiones. 

Desde motivaciones internas a experiencias pasadas e interacciones sociales, se va tejiendo una red dinámica que influye en las elecciones de los consumidores. Incluso después de la transacción, el comportamiento poscompra da lugar a una nueva fase de reflexión.

Este es un dominio en el que las empresas buscan comprender las motivaciones subyacentes que impulsan las elecciones de los consumidores. El examen del comportamiento del consumidor termina siendo, así, un análisis profundo de las interacciones entre productos, marcas y consumidores, ofreciendo insights valiosos para las estrategias empresariales.

A continuación, presentaremos las etapas de ese proceso, las cuales son:

Identificación del problema o necesidad

El punto inicial de la jornada del consumidor está marcado por el reconocimiento, de su parte, de una brecha entre su situación actual y una condición que desea alcanzar. Esa percepción puede ser desencadenada por una necesidad urgente o por un deseo latente, señalando el comienzo de la búsqueda de soluciones. 

Es en ese momento que las empresas tienen la oportunidad de identificar y abordar esas necesidades percibidas, creando un punto de partida significativo en la interacción con el consumidor.

Redefinición de la CDP

Desde impulsar la participación hasta ganar la lealtad, en este ebook te mostraremos cómo las CDP pueden ayudar a los profesionales del marketing a conectarse con los clientes de una manera completamente nueva.

Búsqueda de información

En la búsqueda activa de información, los consumidores se sumergen en un mar de datos para adquirir conocimiento relevante. Esta etapa es crucial, pues influye directamente en la calidad de las decisiones que tomarán. 

Experiencias pasadas, opiniones de otros consumidores, evaluaciones en línea y estrategias de marketing cumplen papeles fundamentales. Las empresas pueden producir un impacto positivo en esta etapa cuando ponen a disposición de los consumidores información clara y relevante, conquistando su confianza e influyendo positivamente en su percepción.

Evaluación de alternativas

En esta fase, el consumidor está inmerso en el análisis meticuloso de diferentes alternativas disponibles en el mercado. Factores como precio, calidad, características específicas y reputación de la marca son cuidadosamente ponderados. 

La competencia entre las opciones es muy dura y las empresas que comprenden los criterios de evaluación del consumidor se ubican en una mejor posición para hacer que sus productos o servicios sobresalgan entre los demás.

Decisión de compra

La decisión de compra es un punto de convergencia complejo de factores emocionales y racionales. Es importante resaltar que las referencias personales, las influencias sociales y las experiencias anteriores cumplen un papel crucial en esta etapa. 

Claridad en la comunicación de marketing, ofertas personalizadas y estrategias que ponen en evidencia los beneficios específicos de un producto o servicio pueden influir positivamente en esa decisión. Comprender el proceso de toma de decisión es vital para adaptar estrategias que atiendan a los matices individuales de cada consumidor.

Comportamiento poscompra

Después de la transacción, el consumidor entra en la fase de evaluación poscompra, en la que la satisfacción o insatisfacción resultante de la experiencia determinará la continuidad de la relación con la marca. La calidad del soporte posventa, los programas de fidelidad y la gestión proactiva de posibles problemas son aspectos cruciales. 

Las empresas que invierten en garantizar una experiencia positiva poscompra no solo fomentan la lealtad del cliente, sino que también fortalecen su reputación en el mercado.

LEE MÁS: Encuestas de Satisfacción: NPS, CSAT y Más

Cada etapa trazada representa una oportunidad única para las empresas de involucrarse e influir positivamente en el comportamiento del consumidor, desde el momento del reconocimiento de la necesidad hasta en la construcción de relaciones duraderas después de la compra. La comprensión profunda de cada fase posibilita estrategias más alineadas a las expectativas y demandas dinámicas del consumidor.

¿Cómo comprender el comportamiento del consumidor?

Comprender el comportamiento del consumidor es un desafío continuo para el éxito de cualquier negocio. Existen varias estrategias que se pueden emplear para obtener insights profundos sobre las elecciones y preferencias de los consumidores.

Integrando esas estrategias, las empresas pueden construir una visión más completa del comportamiento del consumidor, lo que les permite crear estrategias de marketing más eficaces y adaptarse de forma continua a los cambios en las preferencias del mercado.

Encuestas de mercado y análisis de datos

Las encuestas de mercado van más allá de la simple recogida de datos; en realidad, son verdaderas expediciones que se internan en las narrativas ricas que fundamentan las elecciones de los consumidores. Utilizando métodos variados, desde entrevistas hasta análisis de tendencias, esas encuestas, lejos de limitarse a números, buscan comprender las historias subyacentes a cada respuesta.

Cada respuesta no es solo una pieza de información, sino un fragmento de la narrativa del consumidor. La síntesis de esos elementos proporciona una comprensión completa y contextualizada que permite no solo entender las acciones de los consumidores, sino también los motivos que dan lugar a esas acciones.

El análisis de datos, a su vez, es una jornada para desvelar patrones y tendencias que escapan a las observaciones comunes, superficiales. Ahondando en los datos de comportamiento en línea, interacciones en medios sociales e historiales de compra, ese análisis revela insights que van más allá de la comprensión convencional.

Feedback directo del cliente

En el escenario dinámico del comportamiento del consumidor, el feedback emerge como una sinfonía envolvente, una interacción continua que trasciende simples evaluaciones para convertirse en una herramienta poderosa en la construcción y perfeccionamiento de la experiencia del cliente.

El feedback directo del cliente es más que una recogida de opiniones; es un diálogo constante entre la marca y sus consumidores. Ese diálogo proporciona una conexión directa, permitiendo que las empresas comprendan no solo las expectativas, sino también las experiencias reales vividas por los consumidores. Es una conversación que va más allá de métricas y números, capturando matices y sentimientos que impulsan las percepciones del cliente.

De esa forma, las empresas desarrollan una sensibilidad refinada con respecto a las necesidades de los consumidores. Cada comentario, sugerencia o crítica no es solo una pieza de información, sino un insight valioso que informa sobre áreas para mejorar, nuevas oportunidades y aspectos que merecen ponerse de relieve. Esa sensibilidad no solo permite afinar los productos y servicios existentes, sino también catalizar la innovación continua.

Mapeo de la jornada del consumidor

Entender los puntos de contacto entre el cliente y la marca es el punto de partida para el mapeo de la jornada del consumidor. Esos puntos no son solo transacciones comerciales; son momentos de interacción que abarcan desde el descubrimiento inicial hasta la poscompra. Comprender esos puntos permite que las empresas identifiquen las oportunidades de impacto y construyan estrategias centradas en cada fase.

Más que un análisis secuencial, el mapeo de la jornada busca capturar las emociones y percepciones del consumidor en cada etapa. Cada interacción es una oportunidad de comprender cómo el cliente se siente con respecto a la marca.

Esto no solo informa sobre la satisfacción del cliente, sino que también revela insights valiosos sobre la construcción de la marca y la fidelidad del consumidor.

A lo largo de la jornada, surgen puntos de dolor y encantamiento. Identificar esos momentos críticos permite que las empresas aborden áreas que causan frustración y optimicen las que encantan a los clientes. Ese entendimiento profundo no solo mejora la experiencia del cliente, sino que también contribuye a la construcción de una imagen positiva de la marca.

LEE MÁS: Métricas e Indicadores de Atención al Cliente

¿Cómo me puede ayudar un CRM?

En el escenario comercial dinámico de hoy, en el que la construcción de relaciones sólidas con los clientes es crucial, las empresas están recurriendo cada vez más a tecnologías avanzadas para impulsar sus estrategias.

En ese contexto, el Sistema de Gestión de Relación con el Cliente (CRM) surge como una herramienta esencial, capaz de transformar la forma en que entendemos, nos comunicamos y atendemos a nuestros clientes.

Una de las principales ventajas de implementar un CRM es la capacidad de centralizar toda la información del cliente en un único lugar accesible. Datos de contacto, historial de transacciones, preferencias individuales… todas esas piezas cruciales del rompecabezas del cliente se organizan de manera eficiente.

Esto no solo facilita la búsqueda de información específica, sino que también proporciona una visión holística de cada cliente, posibilitando una comprensión más profunda y personalizada.

Sin embargo, existen también otros beneficios de la implantación de un CRM cuando hablamos del análisis del comportamiento del consumidor, como:

Personalización de interacciones

La segmentación inteligente, facilitada por el CRM, va más allá de los datos demográficos tradicionales, permitiendo la creación de grupos dinámicos basada en comportamientos y preferencias en constante evolución. Esto posibilita abordajes personalizados que resuenan entre diferentes segmentos de consumidores.

Basándose en la información almacenada, las empresas pueden crear ofertas y comunicaciones altamente dirigidas. Ya sea por medio de e-mails personalizados, recomendaciones de productos específicos u ofertas exclusivas, las interacciones son adaptadas para atender a los intereses individuales de cada consumidor.

La automatización mediante el CRM no se limita a tareas optativas; se extiende a la personalización de las interacciones. Por ejemplo, un sistema puede automatizar el envío de mensajes de seguimiento específicos basándose en las acciones o compras anteriores del cliente. Esto crea una experiencia continua y personalizada a lo largo del tiempo.

Automatización de procesos 

Al utilizar la automatización que ofrece el CRM, las empresas pueden programar y ejecutar una variedad de actividades automáticamente, desde el envío de e-mails de seguimiento hasta la atribución de tareas específicas, basándose en comportamientos anteriores. Ese abordaje no solo permite ahorrar tiempo, sino que también garantiza consistencia en las interacciones con el consumidor.

La automatización permite la creación de jornadas personalizadas para cada cliente, adaptándose dinámicamente a sus acciones y preferencias. Por ejemplo, cuando un cliente realiza una compra, el CRM puede, automáticamente, enviar un e-mail de agradecimiento personalizado, seguido por recomendaciones de productos complementarios.

Además, la automatización mediante el CRM no se restringe a comunicaciones unilaterales. Se la puede aplicar de manera bidireccional, permitiendo que los consumidores respondan a encuestas automatizadas, proporcionen feedback y participen activamente en la interacción. Esa interactividad automática contribuye a un entendimiento más profundo del comportamiento del consumidor.

Otro aspecto importante es el relativo a la capacidad de respuesta en tiempo real proporcionada por la automatización. Las acciones de los consumidores son capturadas instantáneamente, permitiendo que las empresas ajusten sus estrategias inmediatamente. Si un cliente demuestra interés en un producto específico, el CRM puede, automáticamente, iniciar una secuencia de comunicaciones personalizadas para nutrir ese interés.

Gestión de leads

El CRM proporciona una gestión eficaz de leads, desde la atribución inicial hasta el seguimiento de su jornada. Al consolidar datos sobre leads potenciales, como interacciones en redes sociales, respuestas a campañas de marketing y comportamientos en el sitio, las empresas logran crear perfiles detallados sobre sus interacciones e intereses.

A lo largo del embudo de ventas, la gestión de leads en el CRM permite un análisis preciso de las interacciones del consumidor. Identificar cuáles leads tendrían más propensión a la conversión permite una asignación más eficiente de recursos y esfuerzos. 

El análisis continuo del comportamiento de los leads posibilitado por el CRM permite una adaptación constante de las estrategias de compromiso. Esto es particularmente valioso porque el comportamiento del consumidor puede evolucionar rápidamente. La capacidad de ajustar abordajes de acuerdo a los cambios en el comportamiento de los leads garantiza que las interacciones permanezcan alineadas con sus expectativas en constante cambio.

Además, la gestión de leads mediante el CRM posibilita la creación de estrategias de segmentación más eficientes. Al agrupar leads basándose en características comunes, comportamientos de compra similares o intereses compartidos, las empresas logran dirigir sus campañas de marketing de manera más precisa y relevante.

Implementar un CRM no es una tarea exenta de desafíos. La adaptación a los cambios en las necesidades y expectativas de los clientes es una parte crucial del proceso. Sin embargo, esa adaptación constante es lo que garantiza que la experiencia del cliente permanezca relevante y alineada a las demandas del mercado, en constante evolución.

LEE MÁS: Leads: qué son, tipos y cómo funcionan

Aprender qué es el comportamiento del consumidor, cuáles son sus etapas y cómo aplicar la información sobre ese factor es un paso crucial para las empresas que aspiran a obtener más de los clientes que solo transacciones puntuales, deseando establecer conexiones duraderas con ellos.

Cuando exploramos la esencia de lo que es el comportamiento del consumidor y nos sumergimos en las complejidades que lo envuelven, queda en evidencia que el éxito radica en la implantación de estrategias perspicaces. Es en ese contexto que el CRM se destaca como una herramienta imprescindible.

La comprensión profunda del comportamiento del consumidor no solo revela sus patrones y motivaciones, sino que también se convierte en la base para la entrega de experiencias personalizadas y relevantes.

El CRM, actuando como un aliado estratégico, centraliza información, posibilita la personalización de interacciones y brinda insights valiosos por medio del análisis de datos. Al integrar armoniosamente esos elementos, las empresas no solo atienden, sino que superan las expectativas de los consumidores, construyendo con ellos lazos robustos y sostenibles a lo largo del tiempo. 

¿Te gustó saber más sobre cómo opera el Comportamiento del Consumidor? 

Nuestro blog y Centro de Recursos están siempre actualizados con novedades y contenidos increíbles sobre CRM, marketing y ventas. A continuación, te sugerimos otros materiales que te podrían resultar útiles. 

Aprovecha para informarte sobre todas las funcionalidades del Sales Cloud y entender cómo nuestro CRM transforma tu rutina. ¡Buen trabajo y hasta la próxima!

Marketing Intelligence Report

Profundiza en todas las tendencias e ideas que dan forma al panorama del marketing digital

Salesforce LATAM

Somos una plataforma de gestión de relaciones con clientes (CRM) basada en la nube, que ayuda a las empresas a administrar sus operaciones de ventas, marketing, atención al cliente y otras operaciones comerciales en un solo lugar.