Los usuarios suelen tener acceso a aplicaciones basándose en un modelo de suscripción, lo que hace que SaaS sea la plataforma ideal para aplicaciones de software empresarial tales como el correo electrónico, la mensajería instantánea y la gestión de relaciones con los clientes (CRM).
 

La idea de centralizar el alojamiento de las aplicaciones empresariales ha existido por lo menos desde la década de 1960. En la década de 1990, dicha idea evolucionó con el auge de Internet en los proveedores de servicios de aplicación (ASP), esto es, con la aparición de aplicaciones de terceros gestionadas y alojadas por un proveedor ASP, pero algunos software seguían requiriendo instalarse en los ordenadores de los usuarios.

El SaaS es una evolución del modelo de ASP: en esta solución, los proveedores y distribuidores gestionan su propio software y no se requiere instalación, ya que el software se distribuye de manera instantánea a través de Internet, es decir, a través de la nube. La informática en la nube permite a las empresas consumir recursos informáticos a través de Internet como un servicio (de la misma forma que la electricidad o el agua).

Ahora, el modelo de informática en la nube basada en SaaS ofrece a las empresas un nivel de eficiencia y ahorro de costes significativos, pero tuvieron que producirse una serie de acontecimientos antes de que SaaS pudiera convertirse en una opción factible:

  • Aumento del acceso a conexiones de alta velocidad a Internet. Dicho aumento ha logrado velocidades de conexión a Internet estándar adecuadas para el uso de aplicaciones SaaS. Una conectividad de banda ancha más extendida también ha facilitado a los usuarios el acceso a servicios en ubicaciones diferentes.
  • Estandarización de las tecnologías digitales. Los protocolos comunes hacen que sea más fácil compartir, integrar y ampliar servicios y programas basados en la nube, así como proporcionar mejores experiencias de usuario en un entorno multidispositivo.
  • Aumento de la popularidad y el uso de interfaces de tipo web. Un número cada vez mayor de usuarios está encantado de trabajar de este modo, gracias a la sencillez, facilidad de uso y simplicidad de entornos de tipo web.
  • Adopción rápida y generalizada de dispositivos móviles.
  • Aumento del trabajo a distancia. La gente quiere poder conectarse desde cualquier lugar, no solo desde la oficina. Las soluciones SaaS funcionan bien a la hora de cubrir esta necesidad.
Actualmente, el software como servicio es solo una de varias soluciones de informática en la nube para los problemas de las empresas. Entre otras opciones de aplicaciones "como servicio" se incluyen las siguientes:
  • Infraestructura como servicio (IaaS), donde el proveedor aloja el hardware, el software, el almacenamiento y otros componentes de la infraestructura
  • Plataforma como servicio (PaaS), que permite a los clientes desarrollar, ejecutar y gestionar aplicaciones sin tener que contar con la infraestructura asociada al desarrollo y al lanzamiento de una aplicación
  • Software como servicio gestionado (MSaaS), donde los profesionales de IT ofrecen apoyo y mantenimiento para sus aplicaciones
  • Escritorio como servicio (DaaS), donde la infraestructura de escritorio virtual se subcontrata a un proveedor externo
  • Base de datos como servicio (DBaaS), que permite a los usuarios acceder a una base de datos en lugar de descargarla o alojarla ellos mismos
  • Seguridad como servicio (SECaaS), donde un proveedor de servicio permite el acceso a sus servicios de seguridad empleando un modelo de suscripción
  • Todo como servicio (XaaS), que reúne esencialmente todas las herramienta de tipo "como servicio" en un paquete.
 
La informática en la nube es la base del SaaS. Descargue nuestro libro electrónico, "Jumpstart your journey to the cloud", y descubra cómo puede aprovechar el potencial de la nube en su empresa.
 
Las empresas citan muchas razones para realizar la transición a soluciones SaaS basadas en la nube, incluido el aumento de la eficiencia y la rentabilidad, junto con la capacidad de ampliación, el acceso remoto a servicios y la automatización de actualizaciones.
  1. Bajos costes de infraestructuras y configuración. No hay gastos que amortizar en el balance de situación. En comparación con los tradicionales paquetes de software, el modelo SaaS puede ser sumamente rentable. Los usuarios cuentan siempre con la última versión del software normalmente sin necesidad de pagar por las actualizaciones ni el mantenimiento.
  2. Acceso desde cualquier lugar. Puede accederse a los servicios desde cualquier otro dispositivo conectado, lo que facilita el trabajo desde casa, reduce la pérdida de productividad de empleados remotos y ahorra espacio en la oficina.
  3. Implementación rápida. La configuración es rápida y sencilla, en comparación con una infraestructura de IT interna. La mayoría de soluciones SaaS se ha concebido de tal manera que se requiere poca o ninguna experiencia técnica, y los usuarios empresariales pueden comenzar a trabajar en estas de inmediato.
  4. Capacidad de ampliación. El acceso suele ser por licencia y mensual, de manera que una empresa solo toma lo que necesita. La adición de más licencias y la extensión de las aplicaciones conforme aumentan los requisitos se traducen en comodidad y capacidad de ampliación.
  5. Acuerdos de nivel de servicio líderes del sector. Los proveedores de SaaS normalmente tienen acuerdos de nivel de servicio (SLA) para el tiempo de actividad y el rendimiento, de modo que a los clientes se les ofrece transparencia sobre qué pueden esperar de la aplicación SaaS y de la asistencia prestada.
  6. Actualizaciones automáticas y frecuentes. El proveedor se encarga de todas las actualizaciones, que pueden ser semanales o mensuales. No es necesario mantener ni compatibilizar versiones anteriores del software. Las mejoras puntuales, informadas por los comentarios de los usuarios, se proporcionan automáticamente. Esto reduce la carga de trabajo del departamento de IT para que se centre en las tareas más importantes para la empresa.
  7. Seguridad. El proveedor gestiona la seguridad. Al seleccionar un proveedor, elija uno que disponga de toda la acreditación de seguridad necesaria y de un historial comprobado. En Salesforce, la confianza es nuestra máxima prioridad. Los datos son uno de los activos más valiosos que posee cada uno de nuestros clientes. Dado que estamos comprometidos con el suministro de un acceso seguro para nuestros clientes, empleamos una increíble cantidad de tiempo y recursos en un programa de seguridad de datos de primer nivel. ¿Desea obtener más información acerca de nuestra nube de confianza o simplemente ver cómo lo estamos haciendo? Puede dirigirse a Salesforce Trust en cualquier momento para ver el estado en tiempo real y el histórico de nuestra disponibilidad, rendimiento y vulnerabilidades.

Con SaaS no hay hardware ni software dedicado que comprar, instalar, mantener o actualizar; como cliente hay poco para ver hasta que comienza el trabajo diario normal.

A continuación, le mostramos algunas características comunes de los servicios SaaS.

  • Arquitectura de nube multiusuario para que todos los usuarios y las aplicaciones compartan una infraestructura común que se mantiene de forma centralizada.
  • Acceso sencillo a través de cualquier dispositivo conectado, lo que facilita el acceso a los datos y a la información, y mantiene los datos sincronizados.
  • Interfaces familiares basadas en web: su diseño se basa en la web del cliente que los usuarios ya conocen. (Esto puede ayudar a aumentar las tasas de recopilación y adopción).
  • Funciones sociales y colaboradoras, que permiten a las personas de diferentes equipos o ubicaciones colaborar de manera eficaz.
Antes de la aparición de los modelos de distribución SaaS, las empresas dependían de paquetes de software instalados en hardware local: desde sistemas multiaplicación para hojas de cálculo, bases de datos y correo electrónico hasta paquetes dedicados para determinadas tareas como la gestión de proyectos o la inteligencia empresarial. ¿Qué diferencia hay entre estos modelos?
 
 
Cliente/servidor
 
Nube
 
Configuración y mantenimiento
 
El software debe evaluarse, comprarse, instalarse, protegerse, mantenerse y actualizarse periódicamente en sistemas internos por parte del departamento interno de IT.
 
Solo tiene que inscribirse en un sistema que está listo para su uso, mientras que el proveedor de SaaS asume la responsabilidad de todo el software, así como de su alojamiento, su mantenimiento y los problemas de seguridad.
 
Costes
 
Costes iniciales del software y las licencias, y potencialmente también de los servidores donde se aloja el software.
 
SaaS utiliza un modelo de suscripción basado en usuarios, lo que significa un mínimo de costes iniciales.
 
Función del departamento de TI
 
El uso de un paquete de software puede suponer una carga para el equipo de TI, que puede convertirse en un cuello de botella para los proyectos.
 
El departamento de IT puede concentrarse en proyectos estratégicos que ayuden a aumentar las ganancias de la empresa en lugar de tener que hacerlo en extensas implementaciones o en abordar problemas de mantenimiento.
 
Integración de sistemas
 
Una empresa podría acabar necesitando compatibilizar una amplia variedad de sistemas de uso simultáneo, pero podría resultar difícil integrarlos ya que pueden haber sido codificados y diseñados de forma diferente.
 
El modelo "como servicio" está diseñado para integrar servicios adicionales en una pila, según sus necesidades.
 
Capacidad de ampliación y asequibilidad
 
Los costes de software y hardware podrían no ser asequibles, especialmente para las pequeñas empresas. También puede ser difícil ampliar su capacidad rápidamente como respuesta a crecimientos o cambios.
 
Las aplicaciones o los usuarios adicionales pueden añadirse de forma sencilla y rápida en consonancia con las necesidades de una empresa en crecimiento. El pago se basa en las necesidades y los usos reales, lo que la convierte en una solución muy rentable para empresas de todos los tamaños.
El modelo de negocio basado en SaaS desplaza la responsabilidad de la aplicación de software de la empresa al proveedor de SaaS. Conforme se adoptan más ofertas "como servicio", el proveedor gestiona un número cada vez mayor de sistemas informáticos básicos, lo que reduce potencialmente los riesgos para las empresas y libera recursos del personal de IT interno de manera que pueda centrarse en la innovación y las nuevas tecnologías.
 
 
Gracias a Trailhead, nuestra plataforma de aprendizaje, podrá conocer los elementos que nos hacen diferentes y nos ayudan a triunfar: los valores clave, la tecnología innovadora y el ecosistema dinámico.
 
El modelo SaaS se adapta de manera idónea a empresas de todos los tamaños, desde compañías emergentes hasta corporaciones mundiales.

Si retrocedemos a los días de los paquetes de software cliente-servidor tradicionales, las tendencias tecnológicas favorecían a las grandes empresas. Esto se debía a que estas grandes empresas presentaban un compromiso inicial con un elevado presupuesto, todo ello respaldado por un equipo de profesionales de IT interno para la implementación, el mantenimiento y la seguridad. Muy pocas PYME contaban con recursos para aquellos tipos de compras, y aquellas que los tenían preferían evitar esos grandes gastos.

El modelo SaaS ha cambiado las reglas del juego para las pequeñas empresas. Al convertir las necesidades diarias de infraestructura en un gasto operativo mensual que se puede ampliar o reducir según evolucionan las necesidades de una organización, actualmente muchas PYME pueden permitirse actualizaciones de tecnología que antes no estaban a su disposición.

Por ejemplo, la capacidad para subcontratar la prestación y la gestión de funciones clave permite a un equipo creciente centrarse en sus habilidades clave. Además, una instalación rápida, unos mínimos costes iniciales, la compatibilidad para trabajo remoto y la capacidad de ampliación son otros beneficios evidentes.

En el otro extremo, SaaS también se ha convertido en un enfoque práctico para soluciones empresariales. La recopilación de las funciones en un entorno común o plataforma ayuda a una empresa a ganar capacidad de ampliación, ahorrar costes y aumentar la velocidad y la eficacia del servicio.

Las grandes empresas a menudo cuentan con diferentes unidades operativas en diferentes territorios, zonas horarias y ubicaciones. Un modelo SaaS basado en la nube puede proporcionar las herramientas para mantener un método de trabajo integral y conectado a pesar de estos desafíos, y de manera que resulte rentable.

Con la instalación correcta, los sistemas existentes también pueden integrarse con el objeto de garantizar que todos los servicios de una organización están interrelacionados. Esto ayuda a eliminar lagunas en la información y los datos, forjando así un sólido círculo. Además, los equipos pueden colaborar a través de espacios sociales compartidos que estén siempre sincronizados en los dispositivos de todos los usuarios.

Es probable que el futuro de SaaS y de la informática en la nube se caracterice por una mayor adopción de servicios especializados, una mayor integración entre extremos, un aumento del énfasis en las relaciones entre clientes y los proveedores clave, y una información cada vez más sofisticada respaldada por datos.

La creciente marea de modelo del software como servicio ha generado todo un sector de productos y servicios que requieren pagos recurrentes basados en un modelo de suscripción. Esto significa que la mentalidad de los clientes también ha cambiado de un concepto de cliente fijo a un concepto de compra única; han pasado a ser clientes presentes que adoptan una rutina de compra recurrente.

En respuesta a esta tendencia, Gartner predice que para 2020 más del 80 % de los proveedores de software va a cambiar su modelo de negocio de licencia tradicional y mantenimiento a un modelo basado en suscripción.

Con una demanda de altos volúmenes de datos, y el aumento diario de las copias de seguridad y del rendimiento del software, es probable que las empresas subcontraten cada vez más actividades de IT a proveedores de servicios especializados.

Es probable que las empresas que han invertido en un modelo SaaS adopten soluciones completas e integradas que les permitan centrarse en lo que mejor saben hacer. Como resultado, las relaciones a largo plazo con los proveedores de servicios crecerán, lo que, a su vez, conducirá a una mayor innovación a medida que las crecientes necesidades de los clientes se comprendan y prevean mejor.