Skip to Content

SLO: ¿qué es el Service-Level Objective?

SLO: ¿qué es el Service-Level Objective?

¿Alguna vez has oído hablar de SLO? Entérate de qué significa esta sigla y de cuál es la diferencia entre SLO y SLA o SLI.

Para mantener una buena relación con los clientes es necesario satisfacer sus principales necesidades, además de solucionar sus dolores al máximo. También cabe resaltar la necesidad de ofrecer una atención humanizada, que brinde una experiencia enriquecedora.

Pero además de todo eso, la empresa debe establecer acuerdos con los clientes para nivelar los servicios ofrecidos y acompañar el cumplimiento de los objetivos definidos en la firma del contrato

De eso se trata el SLO, o Service-Level Objective.

Quinta edición del informe State of Service

Hemos encuestado a más de 8,000 agentes y líderes de atención al cliente en todo el mundo para descubrir las tendencias, prioridades y desafíos que definen la profesión. Explora las principales ideas a continuación.

¿Qué es un SLO?

Antes de explicar el SLO, necesitamos detenernos un instante para pensar en otro servicio de atención al cliente, el SLA (Service Level Agreement). Básicamente, el SLA representa el acuerdo general celebrado entre la empresa que está prestando el servicio y el consumidor.

A su vez, el SLO (Service-Level Objective) es un acuerdo específico dentro del SLA. Se refiere a las métricas y a los objetivos establecidos en el acuerdo del negocio y que se deben cumplir, tanto para el éxito del cliente como para el de la empresa.

En otras palabras, podemos decir que el SLA es el acuerdo general al que se llegó con el comprador, mientras el SLO es un punto del contrato que se refiere específicamente a la consecución de los objetivos.

SLO X SLA X SLI: ¿qué quiere decir cada sigla?

Una empresa que se afana por el éxito de sus clientes debe estar siempre atenta a estas tres siglas principales:

  • SLA
  • SLO
  • SLI

Como ya puedes imaginarlo, las tres están relacionadas a las promesas hechas a los clientes, a los objetivos que ayudan a mantener esas promesas y a las mediaciones que guían el negocio.

El SLA, como vimos, es un acuerdo entre empresa y cliente con respecto al servicio contratado. El SLA determina las métricas mensurables, las responsabilidades de ambas partes y la capacidad de respuestas/disponibilidad de contratante y contratado. Se puede decir que engloba la visión macro de los servicios que se prestarán. Por eso, para obtener buenos resultados, es importante mantener un control riguroso de los SLA.

En cambio, el SLO solo se ocupará de los objetivos determinados y de lo que está haciendo el equipo interno para cumplirlos dentro del plazo estipulado. Es decir: el Service-Level Objective se preocupa en consolidar la estrategia en resultados palpables y concretos.

Mientras tanto, la función del SLI (Service Level Indicator) es superar el nivel de las promesas hechas por la empresa en el momento del contrato. ¿Parece un concepto un poco abstracto? Para explicarlo mejor, a continuación, te dejamos un ejemplo de SLI.

Imagina que el SLO acordado prometa al cliente un tiempo de respuesta de 24 horas. De esta forma, el SLI corresponderá a la medición real de ese tiempo, es decir, a cuál ha sido el promedio del tiempo de respuesta del soporte al cliente, determinando si ha sido mayor o menor al que se estipuló.

En este caso, es importante que la empresa mantenga un SLI inferior a 24 horas. Así, la expectativa del consumidor será superada positivamente, lo que redundará en buenos feedbacks en la fase de postventa. De esta forma, la empresa gana margen para renegociar el contrato con el cliente y elevar el valor de la venta.

lee también: postventa para e-commerce, ¿cómo hacerla?

¿Cómo hacer un buen SLO?

Ahora que ya sabes qué es un SLO, aprende a mejorarlo y optimizarlo para el día a día de tu empresa.

Paso 1: mapea los objetivos

Primero, para hacer un buen SLO, es necesario garantizar que el servicio mapee estos objetivos:

  • Alcanzables;
  • Repetitivos;
  • Mensurables;
  • Comprensibles;
  • Significativos;
  • Controlables;
  • Sanciones o gratificaciones;
  • Acordados por las partes.

Paso 2: controla tu SLO

Controlar la efectividad del SLO es importante tanto para el cliente como para la empresa contratada. A fin de cuentas, además de darle más seguridad al cliente, ese control también les da más autonomía a los equipos operativos para organizar sus demandas, priorizando tareas sin dejar que un determinado cliente estorbe la operación de otro.

Mantener ese control también ayuda a nivelar las expectativas de quienes compran, mejorando su satisfacción con el servicio prestado e incentivando mejoras en el proceso como un todo.

Paso 3: cuenta con un CRM para monitorear indicadores

Cuando los objetivos ya se han definido y los KPI de atención se han establecido, llega el momento de monitorearlos. ¿Pero cómo hacerlo de manera automatizada y confiable? Con un software de CRM, es posible mapear los resultados y, además, identificar gaps en la operación de manera rápida y eficiente, optimizando la solución del problema.

Con Service Cloud, también logras ampliar y personalizar los KPI que requieren monitoreo, customizando informes y obteniendo una visión 360° de los clientes.

lee también: tipos de crm, diferencias y ventajas

Buenas prácticas para aplicar en los procesos de SLO, SLA y SLI

¿Ya aplicas las tácticas de SLO, SLA y SLI en tu empresa? Entonces, conoce las buenas prácticas que hemos seleccionado para ayudarte a mejorar aún más ese servicio.

Alínea expectativas

Lo más importante es alinear las expectativas del cliente con lo que la empresa puede ofrecer. Es decir, hay un desfase entre el nivel de calidad de los SLA y su aplicabilidad en la práctica en el día a día de los equipos operativos.

Para igualar esas expectativas, es fundamental prever períodos de inactividad planeada y eliminar algunos puntos que garantizan velocidad de desarrollo y comunicación. De esa forma, se vuelve más fácil controlar las perspectivas del cliente.

Puede parecer extraño hablar de maneras de podar la comunicación instantánea entre empresa y cliente, pero recuerda: la estabilidad es una garantía inviable, más aún para empresas que atienden a diversos tipos de clientes.

Personaliza los parámetros aplicados

Identifica métricas, indicadores y parámetros adecuados e individuales. Sabemos que existen variaciones de servicios y clientes, ¿verdad? Por eso, lo ideal es que el SLA acompañe las necesidades y exigencias de cada caso.

Además, conviene analizar cada métrica dentro del SLO de forma única y también en conjunto. Esto te permitirá evaluar la latencia, los errores y otros indicadores de manera sistémica.

Flexibiliza cuando sea necesario

Los servicios de SLA, SLO y SLI no tienen una fórmula grabada en piedra. ¡Esto es muy bueno! Pues de esta forma podrás tener libertad para flexibilizar y cambiar los planes de acción y monitoreo de la mejor manera posible siempre que sea necesario.

Cambios de comportamiento, sea en los consumidores o en la propia empresa, pueden constituir buenos gatillos para repensar los servicios definidos con el cliente. Cambios de mercado y tendencias en alza también suelen influir en esa flexibilización.

Define plazos y consecuencias

Al elaborar el SLA, la empresa también debe definir plazos y sanciones para el caso de que las reglas del acuerdo no se cumplan. Este es un punto importante para el planeamiento de las actividades, pues mejora la manera en que los servicios se incorporan a la rutina y evita conflictos en el día a día del negocio.

Además, también ayuda al cliente a entender que la búsqueda de buenos resultados solo será exitosa si se da una alianza en la cual las dos partes se involucren en el proceso.

¿Te gustó saber más sobre SLO?

Nuestro blog y Centro de Recursos están siempre actualizados con novedades y contenidos sobre CRM, ventas y atención. A continuación te sugerimos otras lecturas que te podrían resultar útiles: Turnover: Aprende qué es y cómo calcularlo Churn Rate: principales motivos y cómo evitarlo Reporte de ventas: Cómo crear uno Costo de ventas: Qué es y Cómo calcularlo Conoce también todas las soluciones de Salesforce Customer 360 y las funcionalidades de Service Cloud, nuestro CRM centrado en la atención al cliente. ¡Buenos negocios y hasta la próxima!

Digitaliza tu servicio al cliente

Te mostramos cómo gestionar un nuevo mundo de canales de atención al cliente, cómo definir una estructura de los canales de atención y cómo entrenar a tu equipo.

Salesforce LATAM

Somos una plataforma de gestión de relaciones con clientes (CRM) basada en la nube, que ayuda a las empresas a administrar sus operaciones de ventas, marketing, atención al cliente y otras operaciones comerciales en un solo lugar.